domingo, 7 de junio de 2015

¡Maduro: no es despolitización, es despolarización, y tú lo sabes!

¡Maduro: no es despolitización, es despolarización, y tú lo sabes!
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Una dirección política que oculta los problemas, que tergiversa los diagnósticos y pretende engañar a sus propios cuadros políticos medios, no tiene otro destino que el fracaso.

Hemos llamado millones de veces a  la rectificación, hemos convocado a tomar como bandera el diagnóstico y propuestas de gobierno del “Golpe de Timón” con absoluta vigencia casi tres años después, hemos formulado propuestas para la crisis, pero sigue habiendo un ejercicio sordo del poder por el poder mismo. Las verdaderas divisiones internas tienen paralizado al gobierno, lo que conduce a una falta de decisión política y económica que terminamos pagando los que vivimos de nuestro trabajo, mientras los que viven del trabajo de los demás siguen disfrutando de su “conchupancia” con la burocracia y el capital.

En dos recientes intervenciones del Presidente Maduro, primero le dijo incapaz a aquel sector social que nunca ha tenido poder directo, y que con Chávez estuvo a punto de ejercerlo. Cuando el Presidente Maduro el  1ro de mayo afirma que los obreros aún no tienen la capacidad para conducir los asuntos económicos del país, pareciera que quienes en los últimos 200 años han manejado el tema han sido los trabajadores.

El desastre de los modelos económicos aplicados en el país, son consecuencia del ejercicio de poder de la oligarquía, la burguesía y los desclasados, nunca de los trabajadores, que ni siquiera se les ha permitido ejercicio alguno de “control obrero” en empresas del  Estado.

Pero por otra parte, ahora se acusa al pueblo de un proceso de “despolitización”. Lo primero que hay que aclarar es que si esto fuese así, los primeros responsables son los políticos, que como en los 90, alejaron al pueblo de la política, porque la política no daba respuesta a los problemas reales del pueblo, y además sería aceptar la incapacidad del gobierno de Maduro de mantener la pedagogía y la formación de conciencia política del Presidente Chávez en estos últimos tres años.

Pero la verdad, es que aunque de las dos cosas anteriores hay un poco, en Venezuela no existe aún ningún proceso de despolitización. Lo que pasa hoy en Venezuela en un proceso de “despolarización”, que es absolutamente distinto. La gente está asqueada,  cansada, o cuando menos obstinada de la forma de conducción de las cúpulas políticas, tanto de gobierno como de oposición, después de la muerte del único líder en los últimos 30 años en el país, pero tiene más claro que nunca que la salida a la crisis es política, aunque no con los políticos actuales.

La gente, que sigue ampliamente politizada no busca sustituir en su mayoría un Chávez por otro, sino, busca alternativas políticas que emergen lentamente. El desplazamiento del eje político ya no hacia donde imponen las cúpulas, lo conduce es que estás, ajenas a la realidad, piensen que este fenómeno es de despolitización.

Un diagnóstico como este, hace que todo el aparato político del partido de gobierno se desplace a seguir haciendo con más fuerza lo que la gente hoy está rechazando a gritos, y produce un alejamiento aún peor entre la cúpula y la base del proceso revolucionario, desarrollando una criminalización de las bases por las cúpulas, por una ausencia real de un diagnóstico certero.


Es por ello que, fuerzas emergentes y alternas, como Marea Socialista, no sólo deberían hacer una lectura e interpretación de esta despolarización, sino, asumir protagónicamente desde todas sus estructuras orgánicas una política eficiente para ser voceras y receptoras de este reclamo por más y mejor Política, fuera de una ficticia polarización entre iguales. El reto al final es ser diferente y eco de lo que el pueblo demanda.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada