domingo, 26 de octubre de 2014

El legado de Chávez ante la crisis: Remoralizar a las bases.

El legado de Chávez ante la crisis: Remoralizar a las bases.
Nicmer N. Evans
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans
@EvansNicmer

Hoy vivimos una crisis política y económica innegable, y al menos que se sea un tarifado para negarla, el asunto no sólo es el diagnóstico del problema sino como viabilizar propuestas para su resolución.
Hace pocos días se cumplieron dos años del discurso del Presiente Chávez que marcó claramente nuevas directrices para la revolución bolivariana: “El Golpe de Timón” del 20 de octubre de 2012, donde la crítica y autocrítica fueron el centro de atención de un líder evidentemente cansado de que su equipo no cumpliera con las expectativas generadas por la revolución bolivariana y socialista en los niveles exigidos, reflexionando así sobre la eficiencia y eficacia permanentemente cuestionada por el líder.
Hoy dos años después del “Golpe de Timón”, el diagnóstico y la autocrítica hecha por el Comandante Chávez no difiere mucho: 1. La ausencia de un sentido crítico de la acción y la negación de toda crítica criminalizando a quienes lo hacen en función de mejorar el proceso, y el estímulo de una “crítica controlada” que pocos efectos de credibilidad genera en una población chavista y una población en general descontenta, y con una gestión disonante (dice una cosa y hace otra en muchos casos). 2. Ausencia absoluta en los medios públicos de los trabajadores y la comunidad en general haciendo denuncias y demandando rectificación a los errores de la gestión. 3. Un Ministerio de Comunas que a pesar de la demanda del Comandante el 20 de octubre de 2012, sigue siendo un problema para el avance real del Poder Comunal, y un gabinete poco abocado a potenciar este Poder. 4. Un gabinete que tiene que “patear barrio” porque no es de barrio, que cree que es bueno ir al barrio sintiéndose ajeno a él, un gabinete que dejó de estar ahí hace mucho tiempo ya que se desclasó con escoltas, vuelos privados, privilegios y mucho dinero.
Sin embargo, la remoralización de una base afectada por los desmanes de una cúpula aferrada a sus privilegios económicos, abandonando el proyecto político real, pasa por observar a una militancia activa, que aún cree y defiende a Chávez, que está consiente que el legado del Comandante es la defensa más férrea ante los errores y la crisis que vivimos, una militancia que todos los días debe dar la cara por unos líderes que no aparecen, que no dan respuesta eficiente. Solidaridad, amor a la patria, socialismo, privilegio de los pobres, estímulo a los sectores productivos medios, justicia social, democracia participativa, formación política, coherencia entre el discurso y la acción, son algunos de los tributos del Comandante, que también tuvo errores, pero en proporción fueron nimios en comparación a lo que el pueblo hoy aprecia como legado. 
Esa base chavista, que hoy se encuentra comprometida con el legado pero está desestimulada por la conducción del proceso, tiene claro que parte del legado del presidente Chávez es la presidencia de Nicolás Maduro, pero también comprende la necesidad de que el presidente se deje acompañar por el pueblo y no por “los alacranes” que denunciaba Müller Rojas en su momento con respecto a las circunstancias de gobierno del Comandante Chávez.
Marea Socialista, movimiento político en expansión, de izquierda, chavista, y corriente del PSUV hasta que sus bases digan lo contrario,  en este sentido, reubicando su agenda de acción, distanciándose de las provocaciones de algunos sectores que pretenden distraer nuestro verdadero objetivo: cumplir con la unidad del pueblo revolucionario luchando contra la corrupción que carcome el proceso y la tentación de los desvíos del Plan de la Patria y Golpe de Timón, está convocando a todos los sectores comprometidos  con este objetivo a una gran jornada de formulación de propuestas urgentes para salir de la crisis. En próximos días serán publicados todos los detalles de la jornada, pero lo que debemos rescatar de la misma es el hecho de reconocer que la única manera de salir de la actual crisis es a través de una metodología socioconstruccionista, que incluya, que sume, que remoralice y que renueve las esperanzas de poder continuar el legado del Presidente Chávez, sin titubeo, sin guabineo, sin ambigüedades, sin temores, sin ortodoxia y fundamentalmente con la legitimación del pueblo.

Nota: Visor 360 Consultores continúa el Ciclo de conferencias sobre “La economía venezolana Post-Chávez”. Este miércoles 29 de octubre a las 8 am con la participación de Carlos Carccione e Isaac Mencia, un debate álgido sobre el control de cambio en Venezuela será el eje temático de fondo. La inscripción es gratuita y lo puedes hacer aquí: www.visor360consultores.com , la actividad tendrá certificado y refrigerio. 

domingo, 12 de octubre de 2014

¿Entrismo?

¿Entrismo?
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
@EvansNicmer
Evansnicmer.blogspot.com

El entrismo es una vieja estrategia política, que algunos atribuyen a Trotsky y al trotskismo, otros ven su origen en Lenin, y otros le endilgan a Mao un tanto de su aplicación. En todo caso, el entrismo es la penetración por parte de organizaciones de cuadros políticos en partidos reformistas de masas, con el fin de redireccionarlos hacia una organización revolucionaria, o dividirlos después de haber captado un importante número de su militancia política para constituir un nuevo partido revolucionario. Por lo general el entrismo lo realizan grupos de izquierda dentro de organizaciones socialdemócratas.
El trotskismo desarrolló el entrismo como estrategia para democratizar organizaciones de corte stalinista: verticales, impositivas, autoritarias.
Recientemente he escuchado a algunos voceros del Psuv y del gobierno hablar del entrismo dentro de la revolución bolivariana, y se me generaron varias preguntas por tan delicada afirmación:
1.    ¿El entrismo señalado es dentro del proceso revolucionario o dentro del PSUV?, ya que si es dentro del proceso revolucionario estamos hablando de una nueva forma de entrismo a la venezolana que debe ser registrada como una innovación política a nivel mundial.
2.    Si el entrismo denunciado existe: ¿Esto hace reconocer por parte de voceros y dirigentes que el proceso revolucionario hoy es reformistas, socialdemócrata, stalinista o alejado de la izquierda?; elementos que caracterizan a los partidos donde se aplica el entrismo.
3.    Si el entrismo es de Trostky, Lenin o Mao, personajes reivindicados muchas veces por el Presidente Chávez, y nunca reivindicó a Stalin, responsable del desmoronamiento de la Unión Soviética, entonces ¿Se acepta que hoy el proceso revolucionario está siendo conducido por stalinistas?
4.    ¿La corrupción inoculada por viejas y nuevas clases sociales dentro del proceso revolucionario y las instituciones del Estado no es un entrismo de clase dentro del Psuv?, ¿Por qué ésta no se denuncia y es más importante señalar a la crítica como entrista?
5.    ¿Sería Chávez entrista cuando disuelve el MVR para constituir el PSUV?, ¿Sería Chávez, según el uso que hoy se le da a esta categoría un entrista dentro del gobierno?
Debemos advertir que el entrismo es una estrategia que quienes la han desarrollado estiman que no se debe aplicar por mucho tiempo, máximo un año, ya que se corre el riesgo de que quienes se infiltren con el fin de desarrollar entrismo dentro de partidos reformistas o stalinistas, al final obtengan posiciones de poder que hagan que abandonen su misión. Si esto es así, entonces ¿Quiénes serán más entristas, los que son parte del PSUV desde que nació o los incorporados desde la última campaña presidencial, sin Chávez?
¿Será posible que la derecha aplique el entrismo y logre infiltrar cuadros dentro del proceso revolucionario para orientar las acciones políticas y económicas por un despeñadero con el fin de desprestigiar el legado de Chávez y así implosionar al proceso desde adentro?
¿Qué es más entrista: No criticar lo errado, ni denunciar los excesos o dar la cara y asumir públicamente la crítica y la denuncia?

En definitiva, esta afirmación de dirientes y voceros del PSUV y el gobierno además de sembrar la intriga, pareciera que al convocar a una división dentro del proceso revolucionario termina siendo más entrista que el entrismo que denuncia. ¿Misterios de la ciencia? 

Francisco Rodríguez: “Una rara visita a las bóvedas del Banco Central”

Francisco Rodríguez: “Una rara visita a las bóvedas del Banco Central”

En el más reciente informe de Francisco Rodríguez (Economista Jefe para la región Andina de Bank of America Merrill Lynch, con amplios intereses trasnacionales y una visión absolutamente adversa a las políticas del Presidente Chávez, aun cuando entre 2000 y 2004 se desempeñó como jefe de la Oficina de Asesor Económico y Financiero de la Asamblea Nacional, autor de “Una revolución vacía: Las promesas incumplidas de Hugo Chávez”, 2008) del 22 de septiembre de 2014 “Venezuela in focus” denominado “La cuenta regresiva hacia Octubre”, nos sorprende con:
“Una rara visita a las bóvedas del Banco Central, donde las autoridades mantienen 13bn de $ en reservas de oro, fue en gran parte simbólica y al mismo tiempo tranquilizadora, desde nuestro punto de vista.”
¿Quién es Francisco Rodríguez para entrar a las bóvedas del Banco Central y tener que mostrarle nuestras reservas en oro para que se tranquilice?, ¿Por qué debemos tranquilizar a Francisco Rodríguez y qué pasaría si no estuviese tranquilo?
Aunque yo no podría responder a estar preguntas, creo que el mismo Francisco Rodríguez, con la arrogancia del caso, responde a medias cuando en el mismo informe nos afirma:
 “Nos mantenemos preocupados con la lenta velocidad y la magnitud limitada de los ajustes esperados. Sin embargo, no vemos que las demoras en los ajustes pongan en peligro la capacidad del país de pagar, siempre y cuando el gobierno continúe aguantando las importaciones vía racionamiento FX.”
Francisco Rodríguez en esta afirmación asume: 1. Que existen unos ajustes que él conoce, y reclama su lentitud, pero a su vez acepta la aplicación de los mismos,  2. Le dice a los tenedores de bonos que estén tranquilos, ya que al final, con la disminución de las importaciones es el pueblo el que termina pagando la deuda externa, haciendo colas y poniendo en riesgo su salud y calidad de vida.
Además Francisco Rodríguez le pone nombre y apellido a quienes asumen delante de él la garantía de que la deuda se honrará a expensas del recorte de importaciones:
“Nuestras reuniones con los altos funcionarios del gobierno, incluyendo el vicepresidente en el área económica Rodolfo Marco Torres, y el presidente del banco central Nelson Merentes, sirvieron para confirmar nuestra visión de que ambos, el soberano y PDVSA, no tendrán problemas en cumplir sus pagos de Octubre. De acuerdo a los funcionarios, los recursos han sido dejados de lado –mayormente fuera de las reservas internacionales- para cubrir la amortización del soberano.”
Y lo peor, y más indignante es que de todos estos ajustes nos enteramos por los informes de Bank of America Merril Lynch y no por nuestros voceros oficiales. Aún espero que salgan a desmentir a Francisco Rodríguez, y ahora espero que me salgan a desmentir a mi, pero parece que los hechos seguirán hablando por si solos.
Una Auditoria Pública de toda la asignación de divisas, y una planificación real con participación popular de las prioridades en la importación es urgente ¿Por qué cuesta tanto ser transparente y buscar la legitimidad con el pueblo de unas medidas que a todas luces, como expresaba Heiber Barreto hace unos meses, terminan siendo un: “Paquete al detal”?, así lo evidencia Rodríguez en dicho informe cuando concluye diciendo:
“Las autoridades insistieron en que los componentes claves de la estrategia económica desplegada por el anterior vicepresidente económico Rafael Ramirez, incluyendo la convergencia FX, aumento en el precio de la gasolina y consolidación de los depósitos de los fondos fuera del presupuesto, permanecieron en su lugar y estando en proceso de ser implementados. Mientras esto es en principio tranquilizante, la pregunta clave es si los ajustes vendrán lo suficientemente pronto y si tendrán la correcta magnitud como para resolver la actual distorsión de precios y prevenir  un empeoramiento de las condiciones macroeconómicas”.

¿Qué esperamos?

domingo, 5 de octubre de 2014

“El ajuste Maduro” según Francisco Rodríguez.

“El ajuste Maduro” según Francisco Rodríguez.
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
@EvansNicmer

Francisco Rodríguez, Economista Jefe para la región Andina de Bank of America Merrill Lynch (con amplios intereses trasnacionales y una visión absolutamente adversa a las políticas del Presidente Chávez, aun cuando entre 2000 y 2004 se desempeñó como jefe de la Oficina de Asesor Económico y Financiero de la Asamblea Nacional, autor de “Una revolución vacía: Las promesas incumplidas de Hugo Chávez” , 2008),  en un informe del 3 de septiembre del presente año denominado “Venezuela in focus” y titulado “El ajuste Maduro”, nos proporciona un enfoque muy particular del desabastecimiento en nuestro país en el marco del desarrollo de una política económica que de ser cierta, desdibujaría el discurso oficial, por lo que aspiro se entienda este artículo como una convocatoria a desmentir toda la información presentada en dicho informe por parte del Gobierno del presidente Maduro, o en el peor de las circunstancias aclarar dicha situación.
Según Francisco Rodríguez: “Las importaciones cayeron 22% en 1H14, y fueron 43% más bajas en Junio que hace dos años. Esto hace que el ajuste externo del gobierno de la administración de Maduro sea uno de los más largos en la historia de Venezuela.”
Este argumento de Rodríguez además lo sustenta y complementa con la siguiente comparación:
“Es muy útil medir el ajuste de Maduro en contraste con otros ajustes en la historia de Venezuela. El más largo (-47%) estaba asociado con la crisis de la deuda de los ’80 y el fin del primer boom petrolero, el segundo (-45%) resultó de la huelga general de 2002-2003, lo que llevó a la industria a  la paralización, mientras la tercera (-44%) vino luego del ajuste de 1989, que generó disturbios y preparó el terreno para la disputa presidencial, luego del fracaso del golpe de Estado de Hugo Chávez en 1992. El cuarto lugar de Maduro (-35%) lo ubica por encima de la contracción de Caldera, también asociada a una administración impopular.”
…”Por comparación, las importaciones de Grecia entre 2008 y 2010 cayeron el 32.5%””
Esto ultimo refiriéndose a la crisis vivida en Grecia como consecuencia del default más grave que ha vivido Europa en los últimos tiempos y que generó toda una política de ajustes macroeconómicos que condujo a protestas de alto impacto y suicidios e inmolación de desempleados agobiados por la crisis.
En este sentido advierte Rodríguez:
“Últimamente se ha vuelto un lugar común establecer que la paralización de la política económica venezolana –reflejada por ejemplo en los cambios en el gabinete- es debido a la resistencia de las autoridades de empezar las medidas de ajuste. Tal razonamiento, subraya la idea de que, al menos que haya un cambio político significativo, el país se dirige hacia el default.
Este razonamiento ignora un simple hecho: que la data de los intercambios del comercio internacional del país, muestra que el mismo está experimentando una de las más grandes contracciones de importaciones en la historia contemporánea de Venezuela. La esencia de un proceso de ajustes externos, es el restablecimiento de la sustentabilidad externa a través de la generación de un intercambio comercial que genere suficiente excedente como para garantizar el mantenimiento de las deudas externas del país. En un país cuyas exportaciones son esencialmente inelásticas a precios relativos, este proceso ocurre completamente a través de la contracción de las importaciones.”
Y concluye con el siguiente dato: “… las importaciones habrían caído a un total de 19.5bn (-36%) desde 2012”.
Insisto, es imprescindible aclarar estas informaciones y estos datos. Una política de contracción intencionada de importaciones pondría en tela de juicio:
1.       …la magnitud de la anunciada y recalcada guerra económica.
2.       …el privilegio del pago de la deuda externa desde los bolsillos, el bienestar y la calidad de vida del pueblo.
3.       …la escasez y las colas, ya que terminarían siendo parte de una política de ajuste macroeconómico encubierto.
4.       …la liquidez y buen uso de las divisas del Estado.
5.       …el anunciado privilegio de la políticas del gobierno del presidente Maduro hacia los pobres y los que viven de su salario, ya que al final quienes estarían pagando la crisis serían estos sectores.
6.       …la transparencia y correcta utilización de los recursos públicos.
Contraloría Social, participación directa en los procesos de decisión que afecten a todo el país, transparencia en las políticas económicas, y la realización de una auditoría pública y ciudadana sobre todas las divisas que ingresaron y fueron asignadas durante los 11 años de aplicación del control de cambio, son principios fundamentales de una nueva izquierda, heredera del legado de Chávez, por ello, es imprescindible que nuestro gobierno, aquel que elegimos para que continuara el legado que el mismo pueblo se dio al escoger el socialismo como opción, aclare, desmienta o ratifique si este funcionario del Bank of America, dice o no la verdad en un informe elaborado para los principales tenedores de bonos de la deuda venezolana, aquellos que se benefician directamente de medidas como estas.
No tengo duda que una reducción de las importaciones puede ser una medida justa, si, y sólo si, esta reducción es sobre aquellas importaciones ficticias o sobre productos innecesarios en una situación como la actual, y eso sólo se puede lograr definir con una auditoría pública transparente, no sobre la arbitrariedad de a quien conviene desplazar algunas roscas de importación sobre otras, lo que produce escasez por ausencia de planificación.



sábado, 27 de septiembre de 2014

¿Asamblea Nacional Constituyente o profundización del Proceso Constituyente Revolucionario?

¿Asamblea Nacional Constituyente o profundización del Proceso Constituyente Revolucionario?
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
@EvansNicmer
evansnicmer.blogspot.com

Un sector de la oposición fuera de la postura oficial de la MUD, y dirigido por Voluntad Popular, posterior al intento de salir del gobierno a través de acciones de calle a principios de año, en su mayoría violentas, hoy enarbolan la bandera de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.
Examinando los últimos estudios de opinión pública, entre ellos uno desarrollado por IVAD y que finalizó campo el 16 de septiembre, observo con sorpresa que ante el planteamiento de una convocatoria de este tipo, la población encuestada tiende a ser mayoritariamente favorable a la posibilidad de una nueva Asamblea Nacional Constituyente, lo que no responde el estudio es por qué, ya que irónicamente quienes hoy pretenden convocar, en su mayoría fueron adversarios de convocar la Asamblea Nacional Constituyente que derivó en la creación popular y soberana de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1999.
Una cosa de la que estoy seguro es que la categoría “Asamblea Nacional Constituyente” goza de buen prestigio porque el Presidente Chávez en su momento, y la decisión soberana del pueblo, le dieron la importancia necesaria al uso de un instrumento clave para desarrollar cambios de orientación en el plan de navegación del país, por lo tanto alguien que hable de Asamblea Nacional Constituyente hoy, sin duda disfrutará de las mieles de quien habla de la máxima expresión de democracia.
Sin embargo, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, desconociendo que nuestra actual Constitución apenas tiene 15 años, y que además la convocatoria a un proceso constituyente encabezado por el Presidente Hugo Chávez Frías, aún no se ha cerrado, y que de hecho existe una importante deuda en cuanto al desarrollo de procesos constituyentes en el sector de los trabajadores, o el desarrollo de una constituyente municipal tal como lo ha señalado permanentemente el PPT, por citar sólo dos ejemplos, es sin duda tratar de manipular una realidad que sólo se conoce con memoria histórica, y no por conveniencia política.
Pero más perverso aún es, pretender convocar a una Asamblea Nacional Constituyente sin por lo menos plantear algunas ideas fuerzas desde el plano constitucional que ponga a la opinión pública a discutir sobre el tema, por no decir que es absolutamente miserable afirmar que la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente resolverá de inmediato, o será la solución definitiva para el problema de la escasez, la devaluación, la inflación o el problema de inseguridad y violencia que existe en nuestro país, quien lo haga no sólo nos engaña, sino que nos ve cara de pendejos.
Desde Marea Socialista, hemos discutido la necesidad de que convoquemos a la profundización del Proceso Constituyente iniciado en 1999, no estamos de acuerdo con una nueva Asamblea Nacional Constituyente en este momento. Una de las causas de la crisis múltiple que vivimos hoy es de no haber profundizado los procesos constituyentes en cada sector social y económico, es por ello que hoy, ante una convocatoria engañosa, vacía, y que tiene como único objetivo salir del Presidente Maduro, nosotros le hablamos al país, no a los actores políticos del gobierno y la oposición, para abrir el debate sobre la necesidad de profundizar un proceso constituyente claramente delimitado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el marco del empoderamiento constituyente, legítimo y constitucional que confronte una convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente manipulada por intereses trasnacionales, además de reclamar la inacción de nuestro gobierno ante la necesidad de garantizar las condiciones y formular los procesos más pulcros para que los procesos constituyentes pendientes se desarrollen sin exclusión, para todos los sectores la vida nacional, bajo el manto de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.
El pueblo al final será el que tenga la última palabra. 

sábado, 20 de septiembre de 2014

La otra izquierda.

La otra izquierda.

Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
@EvansNicmer
evansnicmer.blogspot.com

Pensar que los Borgia son la referencia de cómo hacer política aún hoy, es darle un mérito insostenible a mi muy respetado Nicolás Maquiavelo, pero peor aún es pensarlo y ponerlo en práctica desde la izquierda latinoamericana.

El actual pensamiento occidental de la derecha y la izquierda, no ayuda a explicar la lucha que vive el pueblo aún oprimido por castas, oligarquías, neocastas y neoligarquías, que al final oprimen al honesto, aquel que vive de su trabajo. Hoy decir “corrupto” lamentablemente no diferencia entre izquierda y derecha, y ser honesto tampoco hace diferencia en la práctica concreta. Eso podemos palparlo crudamente hoy en Venezuela cuando es imposible tapar, como en la IV, los corruptos que pintados de rojos y chavistas, se daban y aún se dan golpes de pecho en nombre de la revolución, aquellos que señalaron y señalan a gente honesta como V columnas, y al poco tiempo no pueden ocultar el dinero y los bienes obtenidos fraudulentamente.

Esa situación antes descrita no niega a la izquierda y la derecha con sus matices, lo único que pretendo ante tal fotografía es preguntarme ¿Es entonces lógico hoy seguir reivindicando un proyecto político de izquierda? Para de inmediato responder: Si. La diferencia fundamental entre la izquierda y la derecha, es que el pensamiento de derecha se basa en la acumulación de capital, con base en el individualismo como base de las relaciones sociales mientras que la izquierda se basa en la justa valoración del trabajo y privilegia lo colectivo respetando la individualidad y el sujeto como base de las relaciones sociales.

En este sentido, todo esfuerzo que se haga por la honestidad del trabajo, su justa valoración y estímulo siempre contará con el apoyo de quien produce, de quien trabaja, y de quien ha aprendido a vivir honestamente de su trabajo. Es por lo anterior que hoy más que nunca, en nuestro país necesitamos reivindicar lo honesto, y la política ética, además de la ética política. Debemos desmitificar que lo correcto en política es mentir y robar en nombre del pueblo o de un proyecto político. En lo personal necesito desmarcarme de esto, y por el contrario reivindicar que estamos viviendo una nueva época, donde la política cada vez se hace menos a la fuerza, y no es tampoco la vieja persuasión y la seducción moderna, sino la racionalidad y capacidad de movilización de las voluntades en torno a valores lo que empieza a predominar en la nueva palestra política en la era de las redes sociales y de la democratización de la información y el conocimiento, sin límite más allá de lo esencialmente humano.

De la vieja izquierda venezolana, una parte se quedó viviendo bajo el efecto del síndrome de Estocolmo con sus cancerberos de la IV, otra parte decidió avanzar junto a Chávez en la esperanza de algo nuevo: algunos erraron el camino, otros se retiraron impotentes, otros pocos siguen luchando, pero también hay otra izquierda, la indignada pero no paralizada, la que tiene propuestas pero no quiere imponerlas, quiere democratizarlas, una izquierda que asume que todos los honestos pueden trabajar juntos por el país más allá de las sanas y necesarias diferencias ideológicas que alimentan la democracia participativa y protagónica, desde una perspectiva socioconstruccionista.

La otra izquierda existe, en los movimientos de mujeres, en los grupos y colectivos sexodiversos, entre los trabajadores, los jóvenes, nuestros indígenas, entre nuestros afrodescendientes y eurodescendientes, entre nuestros productores, campesinos, los honestos, los emprendedores, la clase media, los más pobres y en cada espacio donde hay ganas de hacer cosas con honestidad. Dónde no está la otra izquierda es: entre los corruptos, los banqueros, los especuladores, los políticos stalinistas o fascistas, los explotadores, los individualistas.

Es hora de que la otra izquierda, los de abajo, se pongan de pie ante las oligarquías y neoligarquías, porque a la derecha ni para agarrar impulso.  


viernes, 12 de septiembre de 2014

Desde la izquierda… Rectifique Presidente Maduro.

Desde la izquierda… Rectifique Presidente Maduro.
Nicmer N. Evans
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans
@EvansNicmer
nicmerevans@gmail.com

Cuando Chávez hablaba de la izquierda, lo hacia de manera comprometida y crítica. Sabía Chávez que cuando asumió en el 2005 que el rumbo de la revolución bolivariana era el socialismo, lo que hacía era darle sentido a un proyecto que claramente se enrumbaba hacia el humanismo, hacia el privilegio de lo colectivo, al respecto y estímulo del sujeto en función del bienestar social, en el reconocimiento justo del valor del trabajo, antimperialista, que fuese una alternativa al modelo neoliberal empobrecedor, explotador y miserable.
Cuando Chávez decidió construir un socialismo bolivariano, a la venezolana, lo que estaba interpretando era la sentida necesidad del pueblo de no volver al pasado,  aquel que hizo que el pueblo se lanzara a la calle y más nunca regresara, aquel  que pario dos alzamientos militares, que sacó constitucionalmente a un presidente y puso a Chávez en el poder para luchar contra la corrupción.
Hoy no está Chávez, pero está el pueblo convertido en millones de Chávez, sumando a aquellos que sin ser chavistas pero que tienen conciencia reclaman su derecho a ser incluidos, conciencia política adquirida en los tiempos revolucionarios.
Es por eso que hoy, desde la izquierda, aquella que algunos califican de “trasnochada”, por cierto, exactamente la misma descalificación que los opositores utilizaban contra Chávez cuando era candidato, reclamamos un gobierno de izquierda, ya que el pueblo lo decidió , tanto cuando volvió a elegir  a Chávez, como cuando escogió a Nicolás Maduro porque Chávez lo pidió antes de morir.
Un gobierno que declara una “guerra económica” dirigida por la burguesía de este país, y al día siguiente se sienta a escuchar las exigencias de los empresarios y aumentan el precio de 15 productos en 11 días; un gobierno que después de más de un año de “guerra económica” que sabemos se orienta a generar escasez de productos de sensible consumo, no sólo no ha podido derrotar la escasez sino, sigue entregándole dólares a los mismos que generan la escasez, y son incapaces de centralizar y nacionalizar la importación de los productos que no se consiguen para salir de la manipulación de los importadores; un gobierno que no le explica al país que pasa con el exgobernador Isea y su orden de detención, ni habla de los casos de corrupción en los altos niveles de gobierno y que además coloca a la Guardia Nacional a proteger la frontera cuando es vox populi que esta institución esta permeada por las mafias que durante años han permitido el contrabando y son artífice del mismo; un gobierno que persigue la crítica de los propios chavistas, pero no persigue a quienes destruyen el proceso desde adentro, rojos rojitos por fuera y corruptos y miserables por dentro; un gobierno que dice que va a hacer un sacudón, y no llega ni a mover la mata, reacomodando las cuotas de poder de los mal llamados “herederos de Chávez”; un gobierno que no responde adonde se han ido los dólares de la nación cuando Marea Socialista le presenta el siguiente gráfico vinculado a la fuga de capitales;
Un gobierno que responde ante las denuncias de exclusión con más exclusión, tal como lo expresa uno de los vicepresientes en un acto público ( http://globovision.com/psuv-repudia-que-marea-socialista-senale-exclusion-en-el-partido/), un gobierno que no publica regularmente los índices de inflación y no habla de como va a resolver el asunto, aplicando un paquete silentes de medidas que dice que no toma; un gobierno que pretende vender Citgo sin explicar las razones y consultar la opinión del pueblo sobre el asunto; un gobierno que hace todo lo contrario a lo que dejó expresado Chávez en el “Golpe de Timón”, es un gobierno que traiciona el legado del Comandante Chávez.

Es por ello que el país necesita que nos pongamos de pie y digamos que nos colocamos a la izquierda de este gobierno, que exigimos rectificación inmediata del rumbo, y que además estamos convencidos que desde la izquierda debemos forzar a un nuevo rumbo en beneficio de todo aquel que vive de su salario.