miércoles, 17 de diciembre de 2014

Giniveth Soto y el socialismo que queremos.

Giniveth Soto y el socialismo que queremos.

Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
evansnicmer.blogspot.com

Un mensaje directo por twitter el domingo a las 10 a.m. me sorprende y conmociona: fue asesinada Giniveth Soto, psicóloga y activista venezolana por los derechos humanos de la población sexodiversa y heroína de la lucha por la igualdad de derechos, causa que aún hoy, en un país que levanta las banderas del socialismo, se ve y habla con tabú desde el mismo gobierno bolivariano.

Si algo es profundamente contradictorio es hablar de un socialismo conservador, pero hoy vemos como el dominio de una tendencia socialcristiana sobre la conducción de determinados temas en nuestra revolución, nos hace ser retrogrados y profundamente conservadores cuando en el mismo gobierno existen funcionarios que les da vergüenza reconocer sus preferencias sexuales y terminan siendo endohomofóbicos.

Luchar y defender la igualdad de derechos de compatriotas que por determinadas razones tienen una preferencia sexual distinta a la que los heterosexuales hemos elegido, es por razón primigenia una causa revolucionaria, igual que la lucha contra la discriminación racial o el reconocimiento de los derechos de aquellos ciudadanos con diversidad funcional, anteriormente calificados como discapacitados.

Hoy el socialismo, ya no sólo es una lucha exclusiva de la clase trabajadora luchando por el reconocimiento justo del valor de su trabajo y la búsqueda de la socialización de los medios de producción para la apropiación productiva de ese justo valor, hoy el socialismo se ha convertido en la bandera de todo aquel que lucha por su igualdad de derechos, ante la imposición hegemónica del poder de castas y cúpulas que pretender determinar los valores sobre los cuales se erige la sociedad. Es por ello que incluso el internacionalismo que debe ser esencia  de cualquier lucha desde la izquierda asume que esta causa por la igualdad de derechos también parte del respeto a los pueblos, tales como el pueblo palestino, así como es su momento también el pueblo judío fue víctima de la violación de su derecho a ser Estado.

El socialismo de hoy es un manto que cubre y acompaña cualquier lucha de las minorías o los más débiles cuando ésta lucha es un legítimo derecho ¿Cómo, siendo de izquierda no se puede estar de acuerdo con el derecho de Giniveth y su esposa de decidir unir legalmente su relación?, ¿Cómo puede negarse el reconocimiento de los derechos de una pareja que incluso es legalmente reconocida en otro país hermano como Argentina?, pero peor aún, ¿Cómo hoy, aún no se reconoce la ciudadanía de un hijo de dos venezolanas, una que aportó sus óvulos y otra que aportó su vientre para ser madres de un ser humano que hoy existe y que por derecho es venezolano?

Sí, sé que este debate remueve la fibra más conservadoramente católica colonialista que aún tenemos inoculado en el tuétano de nuestra cultura, y peor aún, sé que muchos que se dicen socialistas y revolucionarios ven con estupor esta lucha, y aún más grave, sé que al tomar postura pública ante este tema se generará algún comentarios de los idiotas más básicos que dirán “Nicmer salió del closet”, porque es difícil comprender que alguien luche por los derechos de otros sin ser objeto de beneficio de esa lucha, pero eso es lo de menos.

La verdad es que Giniveth murió “taxiando” porque tenía que salir a la calle a resolver el sustento de su familia, y ante la grave situación de inseguridad, en esa lotería perversa cual ruleta rusa, le toco a ella.


Tuve la oportunidad de conocerla hace poco, estableció puente para conversar con Marea Socialista interesada en saber qué éramos, qué queríamos expresar, y sus últimas palabras el primer y único día que pude verla en persona fueron: “Me convencieron, vamos a trabajar juntos”. Es por ello que honrando ese compromiso, en lo personal y en nombre de Marea Socialista ratificamos nuestro compromiso asumido en vida con Giniveth, su lucha es nuestra lucha, porque es una lucha fundamentalmente socialista. 

domingo, 14 de diciembre de 2014

La Comuna El Maizal y mi balance del 2014.

La Comuna El Maizal y mi balance del 2014.

Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
evansnicmer.blogspot.com

Finalizamos un 2014 con un balance muy particular, que estoy seguro se puede ilustrar claramente con el caso de la Comuna El Maizal que hoy es objeto de un dictamen del TSJ que revocó una decisión del presidente Chávez en apoyo de la Comuna El Maizal en el estado Lara, favoreciendo así a latifundistas de ese estado.

Esta Comuna tiene en marcha y con resultados concretos varios proyectos productivos de propiedad social, además de proyectos de viviendas para los campesinos. Han sido víctimas de asesinatos cometidos por sicarios contra los luchadores campesinos, en medio de la más absoluta impunidad de los órganos de justicia, que sin embargo hoy pretenden arrebatarles el derecho a la tierra concedido por las cartas agrarias obtenidas con la revolución bolivariana. El Maizal es cuando menos, la Comuna que se sepa más productiva del país, superando en recursos a lo que se le asigna en situado Constitucional a la municipalidad que corresponde a su ámbito territorial.

Sin embargo, la burocracia ataca en favor del  capital, y desde los “aparatos de justicia” que pretenden ser asépticos ante un proyecto de país, donde aún los trabajadores del campo y la ciudad y los productores sociales son víctimas de un sistema que sigue aparando la impunidad y al capital mal habido. Sin embargo, una pequeña esperanza se asoma cuando la movilización popular da como resultado que el Presiente Maduro sugiera la revisión del caso.

Así está el país, y ese es el resultado del 2014: una burocracia que revierte las conquistas obtenidas mientras el Presidente Chávez mandaba, una burocracia pintada de rojo aliada al capital, y una justicia “ciega” ante la impunidad, el pueblo organizándose, defendiendo sus conquistas y el legado del Comandante Chávez y un Presidente Maduro al que aún una parte del pueblo apuesta porque reaccione a tiempo. Este es mi balance del 2014.  

martes, 9 de diciembre de 2014

Un segmento importante de la oposición venezolana, añora a Chávez.

Un segmento importante de la oposición venezolana, añora a Chávez.

Nicmer Evans
@NicmerEvans
evansnicmer.blogspot.com

Una cúpula opositora fragmentada, totalmente divida, hoy define su eje en torno a ser MUD o no MUD, y los MUD a su vez se dividen claramente en tres toletes: 1. Acción Democrática y Primero Justicia, en un frente llamado “pacto del huevo frito”, 2. El otro sector es el de “la salida” con Voluntad Popular y Vente (sector financiado en dólares), 3. Y ahora se incorpora una nueva reconfiguración o tercer actor Mudista: Un Nuevo Tiempo Progresista, la unión del partido zuliano UNT del excandidato presidencial Rosales, y la organización política de Henry Falcón, también con una clara expresión regional.

Por otra parte, los “no MUD” se rearticulan en torno al MAS, como expresión partidista más organizada, pero que incorpora a algunas nuevas organizaciones de oposición que aún no han sido reconocidos como partidos por el CNE, aunque están en trámite, y que son un tipo de expresión del claro descontento contra la cúpula de la MUD.

La realidad hoy en la oposición, es que no sólo no tiene un proyecto que los una, es que ni siquiera han podido construir liderazgos que justifiquen a la base opositora, creer o tener esperanzas. Hoy lo único que mantiene unida a la oposición, en términos electorales, es el objetivo de captar el voto castigo como consecuencia de la gestión del Presidente Maduro, que hoy en las encuestas y estudios de opinión pública se podría anticipar.

Hoy el principal líder de oposición (Leopoldo López) lo es porque está preso y no puede dar declaraciones públicas, mientras el eterno candidato presidencial (Henrique Capriles) pierde credibilidad, no le dice nada importante al país e incluso plagia argumentos para construir un discurso muy débil, y la otra figura pública con afán protagónico (Maria Corina Machado) no comprende que no tiene carisma y que su lenguaje violento y su gesticulación agresiva genera rechazo en la mayoría de la población venezolana. De manera accesoria está Antonio Ledezma, que quiere pero no puede, y un Henry Falcón, con un liderazgo muy local, pero con clara ambición presidencial desde el momento que aspiró ser el vicepresidente del eterno candidato presidencial.

En el marco de toda esta distorsión, un segmento importante de la oposición venezolana, no antichavista e incluso de izquierda, no sólo empieza a añorar la presencia de Chávez, sino que empieza a buscar opciones distintas a las cúpulas de la oposición, que hoy ostentan tanto poder como la cúpula de gobierno.


En este escenario, la ruptura de la polarización cupulera es posible, pero sólo si se comprende que es desde el legado de Chávez, que el pueblo estaría dispuesto a abrir un nuevo espacio para no perder la esperanza. Queda en manos del CNE demostrar su verdadero talante democrático, aprobando nuevos partidos fuera de la polarización cupulera. 

domingo, 30 de noviembre de 2014

Liderazgos emergentes

Liderazgos emergentes
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
evansnicmer.blogspot.com

Se profundiza la crisis de liderazgo dentro del sistema político venezolano, como consecuencia de la muerte del Presidente Chávez. Esta crisis de liderazgo se evidencia, entre otras cosas, por la desmovilización política tanto del gobierno como de la oposición a procesos internos, eventos y convocatorias públicas, que terminan siendo actos forzados más que actividades de masas que expresen un verdadero sentir de las bases que conforman las organizaciones beneficiarias de la polarización.
Esta crisis de liderazgo implica una crisis de la polarización política en el país, ya que la oposición que nunca a propuesta nada al país más allá de salir de Chávez y ahora de Maduro, lo que aspira en las próximas elecciones es ser receptáculo del voto castigo contra la gestión del ejecutivo, y el madurismo aspira a revertir la disminución vertiginosa de su popularidad apelando nuevamente al sentimiento de “unidad” chavista, sin más argumento que el emocional, acompañado de algún nuevo “dakazo” que busque ser el factor movilizador definitivo, pero sin una propuesta clara y transparente sobre el rumbo del país y sobre el destino de la economía que hoy nos agobia estrepitosamente.
Nuevas representaciones sociales inducen a nuevas o alternas formas de organización que empiezan incipientemente a generar posturas propias ante lo que sucede. De un lado y el otro, gente con mucho ánimo de proponer cosas, emergen, superando la indiferencia que produce la apatía intencionada de una polarización que juega convenientemente a la despolitización como método que fortalece a las maquinarias electorales, que no importa cuantos la constituyan, sino, la posibilidad de mantener un aparato superior al adversario, sin debate, sin argumentos, sin crítica, y por supuesto, sin propuestas.
Hoy, de manera mucho más acelerada, y bajo condiciones absolutamente distintas a otros momentos políticos, nos encontramos con que la sociedad está reaccionando mucho más rápido, ante una conducción errática de las cúpulas de la polarización, permitiendo que no decaiga la esperanza de una revolución a pesar de la exclusión del sistema dominante ante estas alternativas.  Más de 200 organizaciones, movimientos y partidos políticos esperan que el CNE los reconozca formalmente, en una acción claramente obstaculizadora de romper con una polarización ya insostenible en un país que reclama nuevos liderazgos.
Hoy, la oportunidad es extraordinaria, ya que nace dentro del mismo proceso revolucionario y socialista una nueva etapa que los viejos liderazgos no han sabido interpretar, y esto abre la oportunidad para que las cúpulas enquistadas sean desbordadas con el fin de enrumbar el camino que a todas luces se ha extraviado en este último tramo del proceso y que algunos deseamos dejar en el pasado.
Próximos acontecimiento demarcarán más claro el camino. 

domingo, 23 de noviembre de 2014

Exclusión y “Unidad” en el Psuv y el chavismo.

Exclusión y “Unidad” en el Psuv y el chavismo.
Nicmer N. Evans
@NicmerEvans
evansnicmer.blogspot.com

Groucho Marx (actor, escritor y comediante) decía que: “…estos son mis principios; si no le gustan; tengo otros.” En clara alusión a lo pragmático que pueden ser los valores de derecha.

Hoy dentro de la cúpula del gobierno y del partido, existe la capacidad de desdoblar los valores como siempre lo hace la derecha, al punto que una exclusión, tal como la hemos vivido Heiber Barreto, Carlos Hurtado, mi persona y otros dirigentes regionales dentro del Psuv al no aparecer en los registros oficiales del partido ni siquiera como militantes, es señalado por sus responsables como parte de las “acciones divisionistas de un grupo de 5tas columnas pagados por la CIA” ya que “nosotros mismos nos excluimos para desestabilizar”, cuando lo claro y evidente es que esta exclusión, aún sin pronunciamiento oficial por parte de ninguna autoridad del Psuv, es una clara acción divisionista de la cúpula del partido que se llena la boca repitiendo la frase del Comandante Chávez: “Unidad, lucha, batalla y victoria”, pero quienes de facto disuelven la unidad ante la crítica, son aquellos que tienen el poder, la cúpula ilegítima del Psuv, ya que han sustituido de hecho a la Dirección Nacional legítimamente electa, quedando la militancia huérfana de si quiera una instancia de apelación de las arbitrariedades totalitarias de una cúpula viciada de 4to republicanismo.

Las consecutivas acciones en contra de una corriente socialista y chavista dentro del Psuv (Marea Socialista) que se reúne, como lo hizo el 14 y 15 de noviembre para debatir propuestas de salida ante la crisis, el decreto  de disolución de las corrientes por parte de un burócrata, y el decreto de guerra a muerte contra la crítica y la propuesta a través de la llamada “Misión Sapo”, lo que pone en evidencia es el deterioro progresivo de una dirigencia que perdió el rumbo, que convoca a tolerar a “Chino y Nacho” por las ganancias en dólares preferenciales que eso genera a pocos, pero que niega el diálogo y la tolerancia entre quienes han demostrado haber sido capaces de dar la vida por el proyecto revolucionario y socialista encabezado por Hugo Chávez.

Hoy ya el asunto no es que estemos en crisis, llamemos a las cosas por su nombre, existe una estafa a la nación, y quieren hacer pagar esta estafa al pueblo, para lo que necesitan un chivo expiatorio, y esos ya no son los que forman parte de la cúpula de la oposición, porque están desgastados, porque son ya sus aliados, porque entre cúpulas se entienden. Hoy el chivo expiatorio es todo aquel que con moral asuma el legado de Chávez sin retórica, sin cinismo, que critique a la burocracia y al capital corrupto como cómplices del deterioro de un proceso que nació para luchar contra lo que hoy práctica.

Nuestra exclusión del Psuv, aún sin pronunciamiento oficial, es la expresión clara del cinismo de aquellos que hablan de democracia participativa y protagónica y transparencia, pero jamás han dicho oficialmente cuantos militantes participaron en la escogencia de delegados al Psuv.
Lo que reclamamos a lo interno son espacios de debates entre iguales, y no entre élites constituidas en  nuevas clases sociales y el “lumpen chavista” tal como ya nos califican las cúpulas. Aquellos, los autoerigidos “hijos de Chávez” nunca han comprendido que tal como nos empoderó el comandante “todos somos Chávez” y  si eso es así, ustedes, nuestros hijos, deben obedecer las directrices de Chávez aún: el pueblo.

Lamento esta situación, ya que no es fácil ser objeto de ataque tanto de la cúpula gobiernera como de la opositora que hoy levanta también su voz en contra de que nosotros desde Marea defendamos el legado de Chávez, nos asumamos chavistas, y sigamos convocando al Presidente Maduro a rectificar el rumbo. Tengan claro en las cúpulas de la oposición que ustedes dejaron de ser alternativa para el país hace ya mucho tiempo, y que la posibilidad de avanzar está en no volver al pasado, ya que más bien se debe aprender de él y sus errores.
A todo aquel que está indignado, a todo aquel que ha sido excluido, a todo aquel que quiere aportar algo, nuestro llamado desde Marea Socialista ha sido, organización. A constituir equipos promotores de Marea Socialista en cada rincón del país donde exista la esperanza de que el chavismo sea la opción, donde exista la voluntad de aportar democráticamente al país que queremos, y que deseamos construir un socialismo a la venezolana que hoy se ve desdibujado por los desaciertos de la cúpula.
A aquellos decepcionados y excluidos por la cúpula opositora, también va nuestro mensaje. Sabemos que muchos se fueron a la oposición, aunque votaron por Chávez en algún momento, porque los desmanes del entorno del presidente fueron “mata votos”, pero sabemos que en el fondo, Chávez sigue siendo la referencia de lo que sabemos que es posible lograr, siempre que nos tracemos como meta superar la cultura rentista que nos domina.

Vamos a sumar, en el esfuerzo de “Unión, lucha, batalla y victoria” más grande que nunca se haya hecho en Venezuela, para así lograr que el sueño de Bolívar se haga realidad: unidad con el pueblo, unidad popular. 

jueves, 20 de noviembre de 2014

(VIDEO) Vea "Por la izquierda" del 19 de noviembre de 2014

(VIDEO) Vea "Por la izquierda" con Heiber Barreto Sánchez y Nicmer Evans

Credito: Captura

19-11-14.-"Por la izquierda" es transmitido por VerTvNoticias.com y por Aporrea.org. Es conducido por Heiber Barreto Sánchez y Nicmer Evans. El programa con una clara y transparente portura ideológica, analiza críticamente el acontecer político, económico y social en el ámbito nacional e internacional.

En esta edición se analizan los siguientes temas:
1. Petróleo sigue hoy en caída libre pese a llamados de productores
2. Sabotean asamblea de Marea Socialista
3. Hector Navarro sobre Marea Socialista
4. Oposición escogerá candidatos a parlamentarios por primarias y consenso y candidatos deberían pagar
5. El vocalista Nacho se pronuncia por controversia de Festival Suena Caracas
6. Debate sobre la Reforma Fiscal en Venezuela con Manuel Sutherland, Juan García y Ronald Balza, este 19-N en el CELARG
VIDEO:

martes, 18 de noviembre de 2014

Con esta última actividad, se cierra el Ciclo de Conferencias La Economía Post Chávez, iniciado en Septiembre. Debate sobre la Reforma Fiscal en Venezuela con Manuel Sutherland, Juan García y Ronald Balza, este 19-N en el CELARG

Este Miércoles 19 de Noviembre en la Sala 2 del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG) de 8am a 12m, los economistas Manuel Sutherland, Juan García y Ronald Balza discutirán la “Reforma Fiscal en Venezuela: perspectivas de avances y retrocesos”. Esta, será la última sesión del Ciclo de Conferencias “La Economía Post Chávez”, actividad organizada por Visor360 Consultores.
El Ciclo de Conferencias fue realizado con la intención de promover el debate plural y abierto de las distintas posturas y corrientes de pensamiento político y económico, partiendo de la participación de especialistas con visiones encontradas respecto a la coyuntura económica en Venezuela. La inscripción es abierta y gratuita para todo público, y puede hacerse a través del portal web: visor360consultores.com