domingo, 22 de marzo de 2015

Primarias para el poder.

Primarias para el poder.
Nicmer N. Evans
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans


Se ha desatado la fiebre de las primarias. La oposición arrancó primero, pero con condiciones poco ventajosas en relación con procesos internos de la MUD que han gozado de mayor simpatía como consecuencia de los niveles de participación convocados. Por otra parte el gobierno, se la juega con una serie de mecanismos o tecnologías de postulación que discrimina por edad y sexo y no por idoneidad para el cargo, pero con un proceso que se vende como de democracia absoluta en cuanto a la cantidad de circuitos que se “escogerán”.
Las primarias opositoras técnicamente no son primarias, ya que una primaria es un  proceso interno de un partido político, y en el caso de la Mud, se realiza entre los partidos y no dentro de ellos, además con una cuota de inscripción para el derecho a la participación que no sólo privatiza el acto sino que cercena el derecho a la participación política de quienes no tengan 150 mil Bs. para tal fin, pero además, la oposición ha decidido hacer un proceso donde se priorizan los “consensos”, generando descontento entre quienes no se verán privilegiados por los mismos, apelando legítimamente al derecho de participar en unas mal llamadas “primarias”. El asunto es que ya dentro de la oposición se habla de los “cupos” y de “cómo se reparten la torta” los cogollos de los partidos más influyentes.
Por otro lado, después de la designación a dedo de la Dirección Nacional del PSUV en el 2015, y dos elecciones internas en el 2014, donde en la primera se dio la asignación de “delegados natos” y postulaciones exclusivas de un porcentaje de los candidatos, y en la segunda elección todos los miembros de UBCH eran a su vez candidatos y la gran mayoría no sabía por quien votaba, por imposibilidad de difundir los planteamientos de los postulados, por fin, durante el mandato del Presidente Maduro vamos a unas “primarias”, donde lo más importante del perfil de los candidatos es que sean: jóvenes, adultos, hombre o mujeres, y no su compromiso, su capacidad, su vocación, su trabajo social o político, su formación, y su ética pública.
Esto nos puede hacer concluir que la democracia plena aún le genera miedo a las cúpulas venezolanos del poder. Muerto Chávez, que permanentemente evocada la necesidad de “restearse con las bases”, aunque al final lo rodeaban de técnicas electorales que hacían a los sistemas implementados de una calidad menor a la esperada, hoy sin ningún desparpajo, los procesos electorales internos, primarias o no, son un ejercicio protocolar incómodo para los factores de poder que se reparten las cuotas inventando permanentemente como burlar a sus propias bases para imponer sus intereses.
Las primarias representan un poder político importante, pero lo determinante de ellas está en los sistemas que se utilizan para  poder beneficiar a los que se desea ganen como producto de la confusión, de la desmovilización o de los condicionamientos, por ello hoy ninguno de los dos polos de esta polarización afrontan de manera sincera y transparente que sea la gente quien exprese sus verdaderas emociones de descontento con la ausencia de liderazgos que motiven positivamente a la organización militante.

Esperemos pacientemente los resultados, y lamentemos el despilfarro de dinero en acciones algo dudosas en favor de la democracia. 

Publicada originalmente en www.konzapata.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada