domingo, 25 de enero de 2015

¿Está vigente la polarización?

¿Está vigente la polarización?
Nicmer N. Evans
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans

La polarización como estrategia política y discursiva así como el bipartidismo, tuvo su momento y su sentido, pero hoy difícilmente es sostenible en el tiempo. En el período de gobierno del Presidente Chávez, la confrontación de dos tesis políticas de como conducir el gobierno y el destino de la nación tuvo referencias reales y concretas, que permitían diferenciar claramente dos visiones de mundo que generaban una fuerte tensión que se traducía electoralmente.

Durante todo este período, el planteamiento del socialismo encabezado por el Presidente Chávez dominó la escena, logrando persuadir a las mayorías sobre un destino distinto, con una visión colectiva y humanista, versus aquella visión individualista, de corte neoliberal que representaba la vuelta a un pasado muy tortuoso.

Incluso, en algún momento el Presidente Chávez, cuando sintió que esta tensión decaía, cuando se confundía la acción del gobierno con las propuestas de una oposición débil en sus planteamientos, el Presidente Chávez convocó a la repolarización.

Este método de exacerbación política denominada “polarización”, que antes de Chávez se denominó “bipartidismo”, a diferencia de aquella época donde la confrontación giraba más en torno a preferencias de imagen, de estética, de discurso o de mero clientelismo político, radicó su esfuerzo en un claro conflicto de clases y debate ideológico, junto a un liderazgo muy poderoso y persuasivo versus una oposición incapaz de formular una propuesta coherente, vinculada con las necesidades del pueblo, y ampliamente frustrada por la pérdida del poder político e incapaz de superarlo, anclado en un pasado rechazado por la memoria histórica colectiva de un país cada día más empoderado.

Sin embargo, hoy ha cambiado la escena. No sólo es el gobierno al que le conviene la polarización, sino que la oposición ha terminado jugando el mismo juego. Conformista la oposición, y entrelazada socialmente con la nueva burguesía naciente de las deformaciones del proceso revolucionario, la polarización se convierte en un negocio perfecto para la distribución de la renta petrolera entre los sectores más conservadores y retrógradas de lo que en algún momento fue un gobierno revolucionario, pero que hoy incluso es homófobo y algo retrógrada en cuanto a los cambios que se han dado en el mundo producto de las luchas de los sectores de izquierda contemporánea.

Esta polarización pactada, se evidencia cuando vemos la lista de no menos de 200 organizaciones y partidos políticos que desde hace no menos de 2 años esperan si quiera, la aprobación del nombre y siglas para proceder a la recolección de firmas con el fin de constituirse en partidos políticos tanto locales como nacionales. Evitar que nuevas organizaciones se legalicen, implica frenar, impedir, interrumpir procesos sociológicos y políticos naturales cuando ya el modelo político de coexistencia de las fuerzas pierde vigencia.
Hoy el país no se divide en dos polos, y así como cuando se rompió el bipartidismo que trajo la posibilidad de que Chávez emergiera en la escena político, hoy: 1. Con un gobierno cuyas acciones hacen dudar de su postura comprometida con el pensamiento de izquierda y chavista, que sale sonriente ante una reunión con el Bank of América y en su seno cada vez se impone más la tesis de asistir al FMI para cubrir el déficit presupuestario,  y 2. Con una oposición que no se opone y que termina siendo complaciente y sin argumentos para plantear ante el gobierno propuestas que permitan un debate sano en el país, y que piensa que el problema del país se resuelve en las calles incitando a la violencia; se distancian sectores decepcionados del gobierno del presidente Maduro que aún siguen siendo y serán chavistas, y un sector opositor que no es “antichavista” y que reniega de la dirección de la MUD. El primero, según Venebarómetro equivale al 40 % y el segundo a un 25 % de los que se definen en la polarización, esto sin contar un 50% de la población que ya rechaza definirse en alguno de los polos.


Una cosa es lo que se desea y discursea, y otra muy distinta puede ser la realidad que domina la escena política hoy. No comprender esto, para los sectores polarizados puede implicar su desaparición política a muy corto plazo, y la incomprensión de esto por sectores alternativos termina por hacerle el juego a los que de un lado y el otro ostentan el poder, contra una mayoría que vuelve a pedir un cambio político, desde y con el chavismo como centro fundamental de conducción del proceso de avance político y que sólo podrá darse a través de un fenómeno emergente, que sí tendrá la capacidad de polarizar con el conservadurismo de derecha ideológica y actitudinal que hoy existe en los dos polos.

Dale click en "Contribuye" y atrévete a apoyar la crítica y la propuesta en este blog:

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada